Anciano lleva meses desaparecido

En unos días se cumplen nueve meses desde que un anciano de Wasco desapareció supuestamente camino a Bakersfield para ver a su esposa hospitalizada. Hasta hoy, ella no solo vive con el tormento de no saber de su ser querido, sino también el dolor del fallecimiento de su única hija.
En unos días se cumplen nueve meses desde que un anciano de Wasco desapareció supuestamente camino a Bakersfield para ver a su esposa hospitalizada. Hasta hoy, ella no solo vive con el tormento de no saber de su ser querido, sino también el dolor del fallecimiento de su única hija.

Rachel Reynolds quisiera poder retroceder el tiempo nueve meses atrás, cuando vivió felizmente casada durante 42 años, con su esposo Clarence Reynolds, de ochenta años de edad.

Sin embargo, en junio del año pasado, ella sufrió una condición que la puso a dormir durante tres días consecutivos. Hasta que despertó un jueves por la mañana en un cuarto de hospital. Pero lo que no se esperaba era la noticia de que su esposo tenía días desaparecido.

De acuerdo al Departamento del Alguacil de Kern, la familia de Clarence Edward Reynolds lo vio por última vez el 19 de junio del año pasado, a eso de la 1:30 de la tarde. El anciano tomó el carro de su esposa y planeaba ir a verla al Hospital Bakersfield Heart, ubicado como a 20 millas de su residencia en Wasco.

Pero, nunca llegó.

El carro que manejaba era un Ford Focus modelo 2009 color plateado.

Cuatro días después, los agentes del alguacil del Condado de San Bernardino encontraron el carro abandonado en una área remota cerca de Barstow, al este del Condado Kern.

Pero a Clarence Reynolds era como si se lo hubiera tragado la tierra.

No encontraron nada que indicara indicios de algún crimen, sólo huellas de pasos afuera del vehículo, dice el sargento Ian Chandler, encargado de la investigación en el departamento del alguacil en la subestación de Wasco.

Pero la pesadilla para Rachel no terminó ahí.

El pasado 6 de febrero, su única hija Shary Stout, murió repentinamente de problemas respiratorios, durante un viaje de negocios.

Tenía 52 años, y una familia que la adoraba. Para Rachel, este golpe, y el no saber de su esposo, han sido devastadores.

Y se conforma con cuidar la vasta colección de carros antiguos de juguete de su esposo, y las fotografías de su hija y el resto de la familia.

El vehiculo que manejó su esposo por última vez permanece en la cochera de su casa, y lo utiliza sólo cuando es verdaderamente necesario.

Pero lo que mas desea es que termine su pesadilla.

Esta es la fotografía de Clarence Reynolds. Si tiene cualquier información por favor comuníquese con el Departamento del Alguacil de Kern, al 661-861-3110.

Page: [[$index + 1]]